Hyundai dice con coches eléctricos peligran empleos sector automotriz

Economía & Banca, por el Lic. Luís Rodríguez, 22 de junio, 2018, Santo Domingo DN.-El fabricante de automóviles de Corea del Sur se une a Audi para colaborar en materia de tecnología.

Hyundai es una de las compañías que respaldan el combustible de hidrógeno como alternativa a la tecnología de baterías.

Hyundai urge a los fabricantes a producir vehículos de hidrógeno con el fin de proteger cientos de miles de empleos en la cadena de suministro que, de otro modo, estarían en riesgo por el cambio hacia los coches eléctricos alimentados por baterías.

Los fabricantes de automóviles se están esforzando por producir vehículos más limpios para cumplir con los estrictos objetivos de emisiones que entrarán en vigor en la UE en 2020, y la mayor parte de los esfuerzos globales se están enfocando en los vehículos eléctricos de batería.

Hyundai, una de las compañías que respaldan el combustible de hidrógeno como alternativa a la tecnología de baterías, dice que migrar al uso de hidrógeno también evita la desaparición de los empleos relacionados con los componentes que se perderían al migrar a los coches eléctricos.

Tan sólo en Alemania hay más de 600,000 empleos en riesgo por la migración del uso de vehículos con motor de combustión interna al uso de coches de batería, según el grupo de presión de la industria automovilística alemana VDA, en gran medida porque los vehículos eléctricos tienen muchas menos partes móviles.

Los coches de celda de combustible de hidrógeno, los cuales al igual que los vehículos eléctricos no producen emisiones, tienen un número mucho mayor de componentes porque el funcionamiento de un motor de celda de combustible se parece mucho al de los motores de gasolina. Muchas de las piezas necesarias pueden ser producidas por los proveedores ya existentes de la industria.

“La tecnología de hidrógeno implica que las personas que fabrican motores de combustión interna aún pueden tener empleo”, dijo Sae Hoon Kim, director de los proyectos de celdas de combustible de Hyundai. “Tenemos 300 proveedores principales para el coche de hidrógeno, y la mayoría de ellos son nuestros proveedores de coches convencionales”.

UBS calculó que hay 136 partes móviles dentro del motor de un VW Golf, en comparación con 16 en el motor de un Chevrolet Bolt eléctrico. Hyundai dice que se necesitan alrededor de 160 partes para su último coche de hidrógeno.

El fabricante de automóviles surcoreano se asoció con el grupo alemán Audi para repartir los costos del desarrollo de la tecnología y llegar a más compradores potenciales con la tecnología.

“Tenemos que expandir el mercado de los coches de hidrógeno, o no tendremos futuro”, dijo el Sr. Kim.

Hyundai ya ha desarrollado dos generaciones de vehículos de hidrógeno, el ix35 y el nuevo Nexo, que el grupo comenzará a vender en el Reino Unido por alrededor de £55,000 el próximo año.

En virtud del acuerdo, Hyundai y Audi compartirán patentes relacionadas con la tecnología, y en el futuro pasarán al desarrollo conjunto.

Audi, que es propiedad del fabricante alemán Volkswagen, también ofrece una puerta de entrada al mayor fabricante de vehículos del mundo.

“La celda de combustible es la forma más sistemática de conducción eléctrica y, por lo tanto, es un potente activo en nuestra cartera de tecnología”, dijo Peter Mertens, miembro de la junta de desarrollo técnico de Audi. “Para que esta tecnología sostenible tenga éxito, la cooperación es la forma inteligente de lograr atractivas estructuras de costos”.

La adopción de los vehículos de hidrógeno sigue siendo reducida, pues se ve obstaculizada por la falta de variedad de coches en el mercado y la limitada infraestructura de recarga.

A diferencia de los vehículos eléctricos, que utilizan puntos de carga dedicados para estos fines, pero que también pueden conectarse a la red eléctrica si es necesario, las estaciones de abastecimiento de hidrógeno requieren costosos tanques presurizados, así como camiones repartidores, y su instalación cuesta aproximadamente £1 millón.

Sin embargo, los defensores de la tecnología dicen que no se requerirán tantas estaciones de abastecimiento, dado que abastecer un coche de hidrógeno es comparable a hacerlo con gasolina, pues toma sólo unos minutos, en comparación con los vehículos eléctricos que cargan lentamente o requieren una gran cantidad de energía para recargarse rápidamente.

Al hablar el viernes en la reunión anual de accionistas de Renault, el presidente ejecutivo Carlos Ghosn dijo que creía que la tecnología no sería adoptada de forma importante en al menos una década.