Banco Popular y DFC de Estados Unidos financiarán pymes de mujeres

El Banco Popular Dominicano, la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (DFC, por sus siglas en inglés) y el Banco Santander firmaron un acuerdo para apoyar con US$250 millones el desarrollo de pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres. Asimismo, a aquellas pymes que promuevan iniciativas de sostenibilidad en el país.

Estos US$250 millones se canalizarán a través del Banco Popular. Tendrán el beneficio de una tasa preferente para las pymes dominicanas interesadas en aplicar, las cuales contarán con un plazo de hasta 7 años para pagar sus préstamos.

El Banco Santander, desde su equipo Export & Agency Finance en su sucursal de Nueva York, fue la entidad financiera estructuradora y coordinó la operación.

La estructura financiera para este préstamo se conformó con el aporte de US$200 millones por parte de DFC, en tanto el resto lo aportan el Banco Popular y el Banco Santander.

Condiciones de acceso a los préstamos
Los recursos se destinarán a pymes que trabajen con propuestas de sostenibilidad y un mínimo del 50% del total se colocará entre pymes que cumplan, al menos, con una de estas características de la iniciativa “2X Mujeres”:

Deberán ser pequeñas empresas en las que el 51% de las acciones o de la propiedad, como mínimo, sea propiedad directa de mujeres.

Aplican también las pymes fundadas por una mujer o un grupo de mujeres, que continúen desempeñando un papel activo en la gestión de la empresa.

Pueden ser beneficiarias además las pymes con un porcentaje mínimo de mujeres en cargos de alta dirección, así como aquellas donde el 30% de los asientos del Consejo de Administración estén ocupados por mujeres con un rol activo.

Igualmente, son potenciales beneficiarios de estos fondos las pymes, cuya fuerza laboral tenga un porcentaje mayoritario de mujeres y siempre que estas empresas cuenten, además, con una política o programa que vaya más allá de los requerimientos de la ley y aborde las condiciones para el empleo de calidad femenino, como la inequidad salarial, la falta de cuidado infantil, la discriminación o acoso, entre otros puntos.

Por último, también son elegibles para este financiamiento las pequeñas y medianas empresas que ofrezcan productos o servicios que beneficien de forma específica o notoria a las mujeres.